El ejercicio de la patria potestad

La patria potestad hace referencia al conjunto de deberes, atribuciones y derechos que tienen los padres respecto de sus hijos menores de edad y que engloban la educación, crianza y formación de los mismos. En este sentido, los padres deben ejercitar sus facultades atendiendo al beneficio de sus hijos y no a los suyos propios.

Ejercicio conjunto o individual

En la actualidad, la patria potestad compete a ambos progenitores, de forma conjunta y por principio inseparable. Sin embargo, pueden surgir desavenencias reiteradas entre los padres o situaciones de crisis matrimonial que aconsejen el ejercicio individual por uno solo de ellos.

También se dan situaciones en la práctica, en las que, pese a la titularidad conjunta de la patria potestad, el ejercicio individual por un solo progenitor se considera lícito y válido. En principio, cabe en los siguientes casos:

  1. Actos realizados conforme a los usos sociales (por ejemplo: hacer al hijo un corte de pelo a la moda).
  2. Circunstancias o situaciones de urgente necesidad (por ejemplo: una operación quirúrgica que no puede posponerse).
  3. Cuando uno de los progenitores actúa con el consentimiento expreso o tácito del otro.
Desacuerdos entre los padres

Para el caso de que se produzca un desacuerdo puntual a la hora de tomar decisiones relativas a los menores, el artículo 156 del Código Civil prevé que cualquiera de los padres puede acudir al juez, quién atribuirá la facultad de decidir a uno u otro, después de oír a ambos y al menor si tuviera suficiente madurez o si este es mayor de doce años. Un ejemplo de desacuerdo puntual puede ser la decisión de enviar al hijo a estudiar al extranjero durante un año para que mejore su nivel de inglés. Por la tanto, el juez asume una postura arbitral, decidiendo cuál de los progenitores tiene mejores razones para decidir en una cuestión concreta.

Puede darse también la circunstancia de que los desacuerdos entre los padres sean reiterados, de tal manera que el ejercicio de la patria potestad se vea entorpecido. En este caso, el juez puede llegar a atribuirla de forma total o parcial a uno de los padres o distribuir entre ellos sus funciones, por un período que nunca podrá exceder de dos años.

Otros casos de atribución exclusiva

La patria potestad también se puede atribuir exclusivamente a un solo progenitor cuando se da alguno de los casos siguientes:

  1. En defecto, ausencia o imposibilidad de uno de los padres. Situaciones que no pueden ser entendidas en el sentido de dificultad momentánea o meramente pasajera.
  2. Si los padres viven separados, la patria potestad se ejercerá por aquel con quien el hijo conviva. Aunque, en estos casos, el juzgado puede determinar que se ejerza conjuntamente si el progenitor no conviviente lo solicita.
Caso práctico

Con motivo de las campañas de vacunación para superar la situación de pandemia que llevamos ya dos años padeciendo, se han dado numerosos casos en los que los padres han mantenido posiciones contrapuestas a la hora de inocular la vacuna a sus hijos. Este desacuerdo que, como hemos visto, afecta a la patria potestad, ha terminado en algunas ocasiones con la decisión judicial correspondiente, atribuyendo la decisión de vacunar al menor a uno solo de los progenitores.

A modo de ejemplo, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 5 de Avilés, el pasado 13 de enero atribuyó a la madre la facultad de decidir sobre vacunar contra el covid a sus hijos menores, cuando el padre se oponía. Este órgano jurisdiccional entendió que la vacunación frente al coronavirus no supone un ataque a la integridad física de los menores, siendo sus beneficios evidentes para la protección de los mismos y de toda la sociedad, con la finalidad esencial de evitar futuros contagios (incluido en el entorno más cercano), así como de evitar la gravedad en la enfermedad una vez contraída, todos ellos beneficios muy superiores a los eventuales inconvenientes que pudieran surgir. Estima también este juzgado que el uso de la vacuna ha sido avalado por todos los organismos internacionales y nacionales, presuponiéndose con ello la concurrencia de las máximas garantías en su elaboración.

 

Nosotros

En Urrutia & Cuesta Abogados disponemos de un equipo profesional con experiencia en materia de Derecho de Familia, por lo que te podemos asesorar en todas las dudas que se te planteen respecto a cualquier problema que te surja. Si deseas ampliar esta información y obtener un asesoramiento adecuado a tu caso, nos puedes contactar sin compromiso.

 

Por Jacobo Orellana Matías

Deja un comentario