Consejos para elegir abogado (1ª parte) – “Este pleito está ganado”

Una de las primeras dudas de cualquier cliente de un despacho es: ¿cómo elijo o busco un abogado? A veces, por desgracia, la duda se plantea después de una mala elección (“¿¿CÓMO ELEGÍ A ESTE ABOGADO??“), pues el cliente ha dado con alguien que, por diversos motivos, no ha sabido o no ha podido obtener el resultado esperado. En este blog vamos a dar unos sencillos consejos para evitar en la medida de lo posible equivocarse a la hora de escoger abogado.

El primero de los consejos que queremos transmitir es: el Derecho, como la Medicina, no son una ciencia exacta. De modo que, si consulta su asunto a un abogado y le dice algo como “este pleito está ganado“, HUYA. Huya inmediatamente. Un signo claro de estar ante un mal profesional es asegurar un resulta que evidentemente no depende de él.

Es imposible asegurar el resultado de un juicio, como tampoco hay garantías al 100% de una operación quirúrgica. Si Ud. va a operarse la rodilla y le aseguran que va a poder volver a jugar al baloncesto, ese médico es un temerario o un ignorante. Un buen médico, como un buen abogado, ha de ser honrado y esforzarse al máximo para obtener el mejor resultado. Incluso, puede explicar al paciente-cliente que la operación es común, rutinaria, y que el índice de complicaciones es mínimo. Pero si el abogado le asegura un resultado concreto, tenga por seguro que está ante un vendehúmos que, o bien solo quiere que le contraten, o no sabe lo que está diciendo.

Deja un comentario